Pueblos del Olvido

Memoria e Historia de los pueblos españoles que fueron deshabitados

Tost – Lleida

Como describen Pilar Alfonso y Alberto Gil en su libro de Pueblos Abandonados, «el caserío de Tost se halla materialmente suspendido sobre la pared de un hondo valle cubierto de una espesa mata de vegetación. Sujeto por un monumental peñasco, el conjunto de casas ofrece el aspecto de una aldea medieval y parece estar separado por varios siglos de la otra vertiente del valle, donde se mantiene en plena actividad el pueblo de Castellar».

Tost_a_la_tardor

El municipio pertenece a la Ribera d’Urgellet, en l’Alt Urgell a unos 758 m sobre el mar.

La antigüedad del asentamiento se remonta al siglo XI (fecha datada por la consignación de su castillo) aunque lo que es el municipio data de los comienzos del siglo X, cuando se estableció en el lugar el padre Arnau de Tost, que fundó la dinastia de Àger después de conquistar la región a los musulmanes. A petición suya, el obispo de Urgell consagro en el año 1040 la iglesia parroquial, un hermoso templo románico dedicado a San Martí que constaba con abundantes riquezas, repartidas entre el museo Episcopal de Vic y el Museo de Arte de Cataluña.

En 1072 Arnau entregó el testamento, dejando a su hija Letgarda y a su nieto Guerau las parroquias de Tost y Montan, de Noves y el Pla de Sant Tirs.

La iglesia, bien conservada, y las ruinas del castillo son el ultimo vestigio de la solera del caserío que en el siglo XIX aún tenía una nutrida población dedicada a la agricultura, la elaboración de vino y a caza de liebres y de perdices, abundantes en el término. A mediados del siglo XX, el aislamiento y la mala calidad del terreno, obligaron al abandono de este y otros pueblos del valle, como el cercano Torá de Tost, con una población muy exigua.

El paseo por Tost, difícil a causa de la fuerte pendiente y los abundantes guijarros sueltos. Es necesario hacer un esfuero de imaginación para reconstruir la vida del lugar.

Tan solo una decena de casas, algunas de buen aspecto, mantienen sus paredes como si se resistieran al derrubmbamiento. En el centro de la plaza podemos todabia encontrar un deposito de agua del siglo XV, así como mas abajo podemos ver los restos de lo que fue una central mini-hidraulica para producir un poco de electricidad. Por alrededor, el paisaje sigue ofreciendo su belleza casi inalterada a los ojos del visitante.

El castillo de Tost queda situado cerca de lo que sería la rectoría de Tost.

La iglesia de Sant Martí, también dedicada a Sant Ponç, la encontramos documentadas desde el año 1030. Fue consagrada en 1940 por el obispado Eribau d’Urgell por petición de sus promotores. La iglesia actual es un gran edificio de la época gótica que conserva partes de la iglesia románica original.

Destacan las 3 ventanas de doble derrame en la parte sur del edificio donde se alteran, con una clara intención decorativa, el gres rojo conjuntados con la cal blanca utilizada en otros edificios del siglo XI.

003905-000

Como comentamos anteriormente, los procedentes de la iglesia de Sant Martí se conservan en el Museo Nacional de Arte de Cataluña. Estas procedencias se refieren a los elementos de baldaquino de la segunda mitad del siglo XIII.

Enlaces de interés sobre Tost:

http://ca.wikipedia.org/wiki/Tost

http://ca.wikipedia.org/wiki/Castell_de_Tost

Baladaquí de Tost

Salvemos Tost!

Arnau Mir de Tost

Tost – Catalunya Medieval

 

Siguiente Publicación

Anterior Publicación

Dejar una contestacion

© 2020 Pueblos del Olvido